qué es la conciencia
9 septiembre, 2021

¿Consciente de qué? Conciencia y sus significados.

Por Héctor Etziakame

Conciencia y sus significados.

La conciencia y sus significados han sido para mí un proceso. Recuerdo escuchar a unas señoras decir que un compañero de mi primaria era un inconsciente por atravesarse enfrente de los carros. Recuerdo también a mi instructora de primeros auxilios explicarme cómo averiguar si una persona estaba inconsciente a través de exámenes físicos.  Más tarde en mi vida una amiga me diría que no soy consciente de mis privilegios de género. Definitivamente no estamos hablando de la misma consciencia. ¿Consciencia de qué? ¿Por qué es importante? ¿Para qué?

            Del caso de mi infancia quiero recalcar que, a veces, usamos la idea de consciente e inconsciente como un juicio de valor. Dentro de una lógica del mundo donde asumimos que existe una forma correcta de ser. La señora dice “ese niño es un inconsciente”. Para resumir la idea de que “ese niño no es consciente del peligro en que se pone a él y a otras personas al atravesarse”[i]. ¿Es consciente la señora de que los niños podrían tener derecho a cruzar libremente la calle? O de que ¿Las leyes viales se construyeron para imponer el modelo automotriz?

            Por otro lado, cuando me enseñaron a apretar con una moneda la cutícula del pulgar de una persona que no reacciona a otros estímulos neuronales. Para determinar si aún es capaz de percibir dolor. Me estaban hablando de una idea de consciencia que tiene que ver con el cuerpo y la respuesta ante estímulos sensoriales. Esta lógica no trata de imponer un modelo cívico, pero sí uno de identidad, de que somos nuestras respuestas a estímulos nerviosos. Este paradigma invisibiliza la diferencia, por ejemplo, entre un estado de colapso nervioso o fisiológico y un trance visionario. Pero nuevamente refiere a la reacción a algo.

Consciencia e Inconsciencia        

Cuando mi amiga me dijo que no era consciente de mi privilegio de género (ni tampoco de clase). Se refiere que actúo de una manera que no considera una serie de condiciones que favorecen mis ideas o mis formas de ser. Justamente esta discriminación inconsciente es efectiva porque es inconsciente. Por ejemplo, si las mujeres tienen menor acceso a puestos de ingresos altos en las corporaciones. También tienen menos acceso a créditos para empezar nuevos negocios. Por lo tanto, la probabilidad de que las prácticas empresariales sigan siendo a gritos y sombrerazos es mayor. Pero en cuanto a la inconsciencia, el gerente de un banco que niega un crédito a una mujer. Porque no tiene el nivel de ingresos para justificar el riesgo. Es inconsciente de que está siendo machista; según él sólo está aplicando el mismo rasero.

            En los tres casos, consciencia e inconsciencia se refieren a la respuesta a algo. Así que creo que más que un estado general de mayor o menor consciencia. Tenemos que hablar de consciencias como hablamos de reivindicaciones populares, temáticas, por intereses, coherentes entre sí e interdependientes. Podemos hablar de una consciencia climática. ¿Reaccionamos ante los incendios en todo el mundo? ¿Somos conscientes de cómo funciona la economía que los está causando? También podemos hablar de una consciencia social. ¿Somos conscientes del daño que le causa esa economía a nuestres hermanes? ¿Hemos alcanzado un estado de consciencia sobre los efectos que tienen en nuestra tierra y nuestra sociedad nuestros consumos diarios?

El miedo de volvernos conscientes. 

A veces es aterrador volvernos conscientes de los ecos de nuestras acciones. En particular suele ser muy duro darnos cuenta de cómo actuamos con las personas a nuestro alrededor, sobre todo con las que tenemos más cerca. Nuestras palabras, por ejemplo, tienen un enorme efecto en las personas a las que se las decimos y muchas veces parecemos voluntariamente inconscientes de ello. Pero hay buenas razones para voltear a ver el espejo de la autocrítica. Por ejemplo, cuando tomamos Ayahuasca, ella puede explicarnos amorosamente cómo funcionan las cadenas causales de nuestra angustia. Así, al ser más conscientes de ello, podemos prestar una nueva atención a nuestros actos y a sus consecuencias. Podemos generar alternativas a que sean más gozosas que la inconsciencia inicial.

Así como en nuestra vida personal. En las diversas esferas de nuestro ser, podemos alcanzar nuevas formas de vida a través de la consciencia, pero siempre consciencia de algo. Muchas veces evitamos ser conscientes de algunas cosas porque duele y no queremos enfrentarnos a ellas o creemos que no podemos hacer nada al respecto. Pero que no seamos conscientes de algo no implica que no exista. Como mi privilegio de género, el peligro de muerte por atropellamiento de mi compañerito o la moneda presionando el dedo.

El cambio está en volvernos conscientes. ¿Entendemos ahora la conciencia y sus significados?

Volvernos conscientes de nuestro entorno, de nuestras acciones y de nuestros consumos es un paso necesario, pero no suficiente para construir una alternativa. Por más que nos volvamos conscientes de nuestros consumos, no necesariamente estaremos en condiciones de cambiarlos. Si queremos llevar este cambio a la práctica, aprenderemos de pesticidas y transgénicos. De monopolios, de acaparamiento de tierras, de Emiliano Zapata y el Subcomandante Galeano. Del escuadrón 421 y de una serie de cloacas de la historia y la industria que, si no fuera porque ser inconsciente de ellas no las hace desaparecer. Diríamos, ¿para qué me entero? Pero tal vez, sólo tal vez y con muchísimo esfuerzo de por medio, hacernos conscientes de lo que está pasando pueda ser parte del largo y tortuoso camino a cambiarlo.[ii]

Sembrar sueños y cuidarlos hasta que den frutos es parte de ese cambio, claro que no todos los sueños son iguales. Podemos ser más conscientes de nuestras diferencias y de los horrores que nos rodean. Cuando volteamos a ver el impacto de un apoyo colectivo. Cuando nos volvemos conscientes de que el precio de una cena para algunas personas es para otras un monto que les puede cambiar la vida.  En un momento clave como este y cada quien, a su manera, con un poco de ayuda de nuestra comunidad. Podemos empezar a generar las alternativas para una vida más acorde a lo que nuestra consciencia nos grita que no puede esperar más.

            Seamos conscientes de lo que está pasando a nuestro alrededor y no olvidemos que nunca veremos todos los ángulos al mismo tiempo. Así pues, la conciencia y sus significados, pueden ser siempre relativos.

Nota: Ya abordamos una entrada sobre el primer paso que consideramos dar la comenzar el camino de la Conciencia. Puedes leerlo AQUÍ

Colaboración de: @miquih2o


[i]       Léase con vos nasal mamona.

[ii]      http://enlacezapatista.ezln.org.mx/2021/08/13/apenas-500-anos-despues/